El limón.

Salvador Ulldemolins nos habla sobre el limón.




El Limonero (Citrus limonum) pertenece a la familia de las rutáceas. El término citrus hace referencia a todos los cítricos, más de cien variedades. Son plantas que crecen en climas cálidos, tropicales, subtropicales y mediterráneos. Probablemente este fruto nace del cruce entre el pomelo, la lima y el cidro.


Es un árbol perenne, a menudo con espinas, que puede alcanzar los cuatro metros de altura. Sus hojas son alternas y coriáceas y las flores, comúnmente llamadas flores de azahar, al igual que las del naranjo, son muy aromáticas.


Originario de Cachemira, el limón llegó a China hace unos tres milenios. Allí recibió el nombre de “limung” que conservó al entrar en Persia. Pposteriormente se aclimata en Mesopotamia donde, durante el cautiverio de Babilonia los Hebreos aprendieron a cultivarlo y apreciaron tanto ese fruto, que lo introdujeron en algunas de sus ceremonias como las del Día del Tabernáculo, en la festividad judía de Sucot- fiesta en memoria del cautiverio, formando parte de una de las cuatro especies vegetales que se agitan durante la ceremonia (hojas de palma, limón, mirto y sauce). Para los hebreos es símbolo de belleza y perfección. Los árabes favorecieron la extensión del “lai mûn” (así le llamaban) en la vertiente mediterránea durante el S. X y especialmente, en España.


Según la medicina tradicional China, el limón actúa a nivel digestivo, equilibrando la temperatura, y también a nivel pulmonar, disipando las mucosidades. El limón es pues, un elemento refrescante que dispersa el calor, el cual es considerado causa principal de muchas dolencias. Es además hipotensor, fluidificante sanguíneo y previene las enfermedades cardiovasculares.


El limón es una fuente inmensa de beneficios, siendo a la vez un alimento y un remedio que previene infecciones. Las hojas son calmantes, antiespasmódicas y suavizantes de la faringe en gargarismos. Son además un antiveneno contra la sosa, la potasa y la lejía (hipoclorito sódico).


Los antioxidantes del limón actúan a nivel cosmético por su efecto anti-envejecimiento y su acción fortalecedora sobre los tejidos. Igualmente lo encontraremos en preparaciones adelgazantes o de tratamiento para pieles mixtas o grasas. Su efecto fortificante y astringente sobre el cabello y uñas es notable. La tintura obtenida de la corteza es un excelente antiséptico y regulador de las funciones hepáticas.


Su aceite esencial, obtenido por expresión de la corteza, tiene como principales propiedades: inmunoestimulante, tónico nervioso, antiséptico, bactericida, calmante y carminativo. Estando indicado, entre otros, en caso de astenia, obesidad, celulitis, verrugas, herpes, seborrea, colitis, arterioesclerosis o fragilidad capilar.



✍️ Salvador Ulldemolins

biólogo y asesor técnico de terpenic