Siempreviva.

Salvador Ulldemolins nos descubre la siempreviva.




La siempreviva (Helichrysum italicum) forma parte de esas plantas con virtudes olvidadas durante mucho tiempo y más tarde redescubiertas. Etimológicamente el nombre del género Helichrysum procede de dos palabras griegas “helios” que significa sol y “chrysos” que significa oro, recordando el color de la mayor parte de flores de este género, El nombre de la especie “italicum” se refiere indudablemente a Italia, país donde fue descrita la planta por primera vez.


Es un sub arbusto de 30 a 60 cm. de altura que florece entre mayo y agosto. Sus hojas son plateadas y en forma de aguja, dispuestas en un tallo cubierto de una ligera pelusa (lo que la diferencia de su pariente el H. stoechas). Sus flores son amarillas, dispuestas en capítulos que nunca se marchitan.


En cuanto a las denominaciones que recibe la planta, como “siempreviva” o “inmortal”, subrayan el hecho de que la planta seca conserva de una forma excepcional su color durante mucho tiempo. Esa denominación hace de esta flor símbolo de la memoria de los muertos en Occidente, por el contrario, para la población de China simboliza una larga y próspera vida.


Esta especie se encuentra principalmente en la vertiente mediterránea y libera un olor cálido y fuerte que recuerda al curry. Forma parte de las especies aromáticas que dan a la vegetación de Córcega su identidad aromática, parece ser que Napoleón decía que olía su país antes de pisarlo.


Para añadir una anécdota, la Siempreviva fue utilizada en 1952 durante la coronación de Elisabeth II de Inglaterra bajo la forma de pequeños ramilletes para simbolizar la perennidad de su reinado, y por lo que parece fue efectiva.


La Siempreviva contiene una pequeña cantidad de aceite esencial (0,075 a 0,2%), lo que explica su precio elevado. Destacan entre sus propiedades: anticoagulante, antiflebítico, mucolítico, antiespasmódico, antioxidante y tónico de la circulación arterial. Está indicado, entre otros, en caso de contusiones, hematomas, flebitis, cuperosis, artritis o varices.



✍️ Salvador Ulldemolins

biólogo y asesor técnico de terpenic