top of page

Siempreviva.

Salvador Ulldemolins nos descubre la siempreviva.




La siempreviva (Helichrysum italicum) forma parte de esas plantas con virtudes olvidadas durante mucho tiempo y más tarde redescubiertas. Etimológicamente el nombre del género Helichrysum procede de dos palabras griegas “helios” que significa sol y “chrysos” que significa oro, recordando el color de la mayor parte de flores de este género, El nombre de la especie “italicum” se refiere indudablemente a Italia, país donde fue descrita la planta por primera vez.


Es un sub arbusto de 30 a 60 cm. de altura que florece entre mayo y agosto. Sus hojas son plateadas y en forma de aguja, dispuestas en un tallo cubierto de una ligera pelusa (lo que la diferencia de su pariente el H. stoechas). Sus flores son amarillas, dispuestas en capítulos que nunca se marchitan.