Solidificación de aceites vegetales.

¿Te han aparecido cristalitos pequeños en tu aceite vegetal? No te preocupes, ahora te lo contamos todo.




Durante la temporada de más frío como es el invierno, o cuando un aceite vegetal se ve sometido a temperaturas bajas durante el transporte, conservación o almacenamiento, se puede observar un fenómeno físico de lo más común en estos productos naturales, la solidificación.


Debido a un cambio de temperatura, no necesariamente muy brusco, el aceite vegetal puede sufrir un cambio en su aspecto y podrá empezar a solidificar de manera gradual. Sin embargo, esto no implica una pérdida de calidad ya que es un proceso natural que pueden sufrir estos productos.


Los aceites vegetales se caracterizan por estar compuestos mayoritariamente de ácidos grasos que están presentes en forma de triglicéridos. Los ácidos grasos se clasifican en dos grupos: los insaturados y los saturados. Por lo general, los ácidos grasos insaturados tienen puntos de solidificación o congelación más altos que los ácidos grasos saturados.


¿Qué significa punto de solidificación?


Pues utilizamos esta denominación para referirnos a la temperatura a la cual un líquido pasa a ser sólido. Teniendo en cuenta de que cada ácido graso tiene un punto de solidificación característico, la temperatura les afectará de manera diferente a cada uno de ellos.


Por lo tanto, si el aceite vegetal se ve sometido a una temperatura más baja de lo normal, los ácidos grasos presentes no empezarán a solidificar al mismo tiempo si no que lo harán progresivamente según el punto de solidificación que posean. El resultado será el de un producto líquido con presencia de micelas o grumos blanquecinos, los cuales corresponden a la solidificación de ciertos ácidos grasos. O se podrá llegar también a un estado solidificado casi por completo, con un aspecto blanco y untuoso.


Para poder devolver el aceite vegetal a su estado original, bastará solo con calentarlo al baño María. Se empieza calentando a una temperatura tibia y gradualmente se puede ir subiendo la temperatura hasta que el aceite esté completamente líquido. Decir también que es preferible mantener almacenado el producto a temperaturas bajas, ya que así se preservan mejor sus características organolépticas.